Explicando el Tarot – Un primer contacto – Los 4

 

 

LOS CUATRO

ARCANOS MAYORES:

 

El cuatro, el segundo número par con el que nos encontramos. Si contamos que venimos desde el uno, que es el inicio, el dos, que es la consolidación y el tres, que es que nazca algo nuevo cuando nos juntamos con alguien más, el cuatro ya acerca a la tranquilidad, a mantener esa tranquilidad, para después seguir actuando. No es que la cosa se acabe aquí, estamos hablando del número cuatro recién: aún queda mucho por hacer.

Arcano IV: EL EMPERADOR

Después de la creatividad de la emperatriz llega ÉL, que pone orden. Es el organizador, esa organización que necesitamos para seguir creciendo, porque una vez ya esté todo organizado podemos mirar hacia el futuro.

El emperador, evidentemente es una persona con don de mando, es un líder, autoritario, aunque lo haga por un buen fin, como, por ejemplo, es superar los obstáculos, proteger a los suyos, pero sus formas pueden ser un poco duras.

A nivel de interpretación habla de que los asuntos materiales pueden ser importantes. Es la necesidad de afrontar una responsabilidad para poder llegar a hacer realidad lo que estamos esperando.  Puede significar la posibilidad de emprender algo, según de lo que estemos hablando, puede ser un negocio, una relación de pareja, puede ser un hogar. También habla de una persona que puede ser influyente, también depende del tema que estemos hablando, puede ser el padre, el jefe, la pareja, un amigo que tenga mucha importancia, pero generalmente es el padre, el jefe o la pareja, ya que habla más bien de una persona con actitud paternal.

Personalmente lo veo como la experiencia, la madurez, la profesionalidad, las gratificaciones, es un poco la perfección que encierra en el Kabbalah ese cuatro. Habla también de prestigio.

Arcano XIV: LA TEMPLANZA

Esta carta de alguna manera enseña a ese emperador, a ese número IV que el liderazgo viene del interior, de uno mismo. Que no sólo se debe mandar con autoridad o levantando la voz, o diciéndole a la gente lo que tiene que hacer, si no saber qué pedirle a qué persona, en qué momento y qué es lo que esa persona nos puede dar. En definitiva, no le podemos pedir peras al olmo y eso lo sabe muy bien la templanza.

La Templanza se comunica muy bien con su entorno y muestra cómo podemos llegar a hacer las cosas sin necesidad de usar la fuerza, ya sea una fuerza a nivel emocional o ya sea una fuerza bruta. La templanza, como bien dice su nombre, moldea, templa ese impulso que tiene, por ejemplo, el emperador.

Sin duda estas dos cartas si están bien situadas en una lectura, nos llevan a que se abran las puertas que estamos buscando se abran.

A nivel de interpretación, habla de la necesidad muchas veces de contemplar todas las posiciones y siempre depende muy bien del lugar donde esté situada en la lectura, de qué cartas tenga alrededor. Si estamos hablando de una situación difícil habla de que se puede equilibrar esta situación, se puede salir adelante, pero para eso se puede necesitar cooperación y/o compromiso. La clave es la armonía, la organización. Si se pregunta por algo, es algo que tienes que negociar sin duda.

Desde el punto de vista negativo puede hablar de un desperdicio de actividad, de serenidad, así como también puede hablar de unos sentimientos reprimidos o estancados.

Esta carta tiene la capacidad de discernir y sobre todo pide moderación y paciencia para encontrar esa armonía.

ARCANOS MENORES:

Cuatro de Copas:

Hablan de las emociones y aquí vemos a una persona (hablo del tarot de Rider) debajo de un árbol, con los brazos cruzados, con las piernas cruzadas, de alguna manera esta persona está cerrada a una oportunidad que se le puede ofrecer. Aquí aparentemente lo tiene todo, porque tiene las cuatro copas muy dispuestas, pero es como si ante algo nuevo, se espera a ver qué pasa.

Personalmente la interpreto como una carta de tengo suficiente, pero no sé si continuar, hablamos de que el cuatro implica que hay que seguir creciendo, este cuatro de copas puede estar un poco frustrado y no saber aprovechar las oportunidades que tiene al alcance de la mano y solo se centra en las dificultades, en los obstáculos. Para mí es una carta no muy positiva. Ya que habla de desgano.

Algunos autores la ven como una carta que habla de sexo. Personalmente, si habla de sexo, es un sexo bastante aburrido.

Esto no significa que la persona tenga una vida complicada, significa que no ve más allá. Esta es la carta que dice, me quiero quedar en mi zona de confort y no me animo a dar un paso más, me quedo como estoy. Una actitud un poco pesimista, y/o conformista.

Cuatro de Bastos:

Es una celebración. Es como la cúspide de la felicidad, eso salta a la vista (sobre todo en el tarot de Rider). Es  muy bonita, colorida, con esa pareja, ese hombre y esa mujer con las flores, con los brazos en alto. Es una carta que habla de un periodo de diversión, de ocio, de asociaciones, de vacaciones, de una época de descanso, de reposo. Puede ser un descanso real (me voy de vacaciones) o puede ser, ahora viene una época de paz, de tranquilidad, si ya hicimos los exámenes es un “todo está bien, tranquilízate, relájate”. Esto no quiere decir que más adelante continúe el trabajo duro, estamos hablando de un cuatro, pero por lo menos ahora esto es una pausa, que es necesario tomarla.

Cuatro de Espadas:

Este arcano menor también habla del descanso, (un hombre acostado, posiblemente un soldado, con tres espadas encima. La verdad que, a simple vista, no causa muy buena impresión.

Se puede tomar esta carta como que nos está mandando ordenar las ideas; tranquilidad porque las cosas no están muy claras, (no olvidemos que las espadas son la mente), entonces quizá al proyecto, por lo que estamos preguntando, le falta algo que hay que darle un sentido y tenemos que parar para que después pueda fluir. Es un periodo de descanso, también después de un gran conflicto. Si sale, habla de que algo ha pasado, y ahora toca reflexionar y/o descansar.

También puede hablar de una convalecencia, una enfermedad o una relación que ha pasado por un mal momento y ahora conviene ir pasito a pasito. Es como, ya pasé las mías, y ahora me tomo un poco de tiempo para ver cómo seguimos, porque es necesario parar y más vale que no nos pongamos demasiadas prisas.

Cuatro de Oros:

Este cuatro de oros también necesita hacer un parón.  Ya sabe que ya tiene porque si observamos la carta, el personaje está sentado con un pie sobre cada moneda, abrazado a otra moneda y tiene la cuarta moneda en la cabeza. Necesita organizar lo que tiene y lo que le puede venir.

Si estamos hablando de economía, por ejemplo, pueden hablar de ahorro. No olvidemos que los oros hablan de economía y si estamos hablando de amor, no es que esta carta la pasemos por alto, si no que nos habla de vamos a medir lo que tenemos y hacia donde vamos.

Esta carta habla de no nos arriesguemos, sin llegar a ser avaros.

 

Hasta la semana que viene que seguiremos hablando de los Arcanos, mientras tanto…Disfrutar, y recordar que “hay dos caminos, y uno está en nuestras manos”

 

VirginiA