TAROT O VIDENCIA?

 

Muchas veces en mi consulta, me han preguntado si soy vidente. A lo que respondo categóricamente que no. No al menos como para hacer una consulta basada únicamente en la videncia. De hecho muy pocas personas poseen este Don (la videncia no se aprende, ni se estudia, la videncia es algo con lo que se nace o no.

SOY TAROTISTA.

Para ser Tarotista es necesario estudiar y aprender  no sólo el significado de las cartas, que obviamente es imprescindible, sino también interpretarlas en su conjunto,  lo que comúnmente conocemos como “tiradas” yo prefiero llamarlas lectura de cartas.

En una consulta y debido a la experiencia, no es raro que un/una profesional tenga flashes de «videncia», pero honestamente, esto que me pasa con frecuencia, debido a la práctica, prefiero llamarlo intuiciones o flashes, que videncia. Y no lo hago por falsa modestia, sino por respeto a las/los auténticos videntes.

¿Que es mejor?, honestamente primero que nada hay que respetar el criterio de la personas que va a hacer la consulta.

Pero honestamente, y no es sólo por defender mi trabajo, prefiero a una/un tarotista.

¿Porque?, Y voy a hablar desde mi experiencia. Durante años trabajé en gabinetes, allí coincidí con muy buenos profesionales (tengo memoria selectiva, y solo  recuerdo a los buenos). Pero en todos esos años, que han sido entre el Uruguay y España, mas de 20 años, sólo conocí a tres videntes. Eran tres señoras, y sobre todo la primera, a la que conocí mucho antes de dedicarme profesionalmente al tarot. La conocí porque la consultaba. Ella me decía cosas que veía, que iban a suceder, y que sucedían, lo que me dejaba de «boca abierta», yo tenia por ese entonces poco mas de 20 años, pero muchas veces (las más) no me respondía a lo que si me interesaba saber en ese momento en ese momento…al final acababa consultando a mis cartas.

Entonces si queremos que nos digan cosas, sin buscar una respuesta concreta, solo sentimos curiosidad por «saber algo de nuestro futuro» puede satisfacernos una consulta con una/un vidente, pero si eres como yo, que quiero respuestas a todo, y las quiero ya!!…mejor dicho las quiero para ayer, es mejor consultar con una/un tarotista.

Una vez decidido si queremos una/un vidente o una/un tarotista, lo que si hay que tener muy claro es al profesional que elegimos,  el que además de conocer su método, (tarot/s o baraja  que utilice) que tenga una amplia experiencia (recordad la frase que dice «El hábito hace al monje». Que además se rija por unos códigos éticos, como el de respetar el libre albedrío, (las cartas marcan, no sentencian); que no juzgue; que utilice un lenguaje claro y adecuado;  que se comprometa a decir la verdad;  la honestidad, que reconozca sus limitaciones (somos mortales, como vosotros y tenemos nuestros fallos) y sobre todo la confidencialidad. Hay más pero para mi estos son los más importantes.

Recordad que conocer el futuro no solo satisface una curiosidad innata en el ser humano, sino que además nos da la posibilidad de rectificar situaciones y con ellas cambiar lo que estaba predestinado para nosotros. (tarot evolutivo, del cual soy especialista), y del que os hablaré la semana que viene.

Y de ahí mi frase que uso como muletilla,  “Hay dos destinos, y uno está en nuestras manos”

 

VirginiA